OPINION acuerdos de paz en la habana