“El referéndum de Colombia fue corrompido por las mentiras” THE GUARDIAN


EL DIARIO BRITÁNICO PUBLICÓ EL DÍA DE HOY EN SUS TITULARES

“Al igual que el voto Brexit, el referéndum de Colombia fue corrompido por las mentiras”

The Guardian acerca del proceso de paz publicó en la siguiente columna el proposito de las mentiras con las que el senador Álvaro Uribe Vélez corrompió el plebiscito, rechazando el acuerdo de paz de Colombia, llevándose a todos por sorpresa.

El caricaturista Héctor Osuna, publicó una columna lamentable en la que acusó al gobierno de gastar el dinero en elecciones que no eran verdaderamente libres; un portavoz del Centro Democrático, los principales líderes de la oposición tanto a las ofertas y el proceso en sí, afirmando que las Farc habían “pasado a la política”.

Nadie ha señalado que lo que realmente molesta a los que apoyaron el SI en el acuerdo de paz no es la derrota sino el hecho de que muchas personas rechazaron esta oportunidad bajo la influencia de la mentira y la superstición, pero desde el pasado domingo, cuando el 51% de los colombianos se decidio por el NO con un margen de apenas 56.418 votos, impidió poner fin a una guerra que ha costado cientos de miles de vidas y desplazado a millones más, hemos oído y leído una y otra vez el tópico inútil: todos queremos la paz al final, palabras han insistido por los que votaron en contra del acuerdo, seguramente en un intento de evitar acusaciones de belicismo.

uribee

Photograph: Raul Arboleda/AFP/Getty Images

 

El Centro Democrático, un partido de derecha de las posiciones de ultra-católica y modales intolerantes, ha pasado los últimos cuatro años oponiéndose a la posibilidad misma de que los guerrilleros pudieran participar en la política, la simple verdad es que no tienen un plan B a la supuesta paz que ganaron. La verdad es que ni siquiera tienen un plan A. Esta no es la única similitud entre el referéndum y el debacle Brexit.

Es evidente que el rechazo de los acuerdos, para muchos, era el mismo que el rechazo a la guerrilla, cuyos antecedentes penales tiene un largo inventario de dolor y sufrimiento, y que llegaban tarde al asumir su culpabilidad con algo parecido a la humildad. Pero a los días por venir, habrá que ver un debate nacional sobre el peso de las mentiras que influyeron en tal  decisión final, que se gestó durante cuatro años, mientras que las negociaciones continuaron en La Habana, los líderes del NO siguen repitiendo una serie de mentiras que se convirtieron en más extravagantes, Asimismo el senador Álvaro Uribe Vélez , jefe del Centro Democrático y un derechista descarado, mantiene que los acuerdos convertirían a Colombia en la próxima Venezuela; Luego dijo que el propósito de los acuerdos fue la abolición de la propiedad privada; Acto seguido, acusó al gobierno de negociar su prisión con las Farc EP.

“Si bien las negociaciones continuaron en La Habana, los líderes del NO repiten una serie de mentiras cada vez más extravagantes”

Uno de sus más poderosos aliados es Alejandro Ordóñez, cuyo currículum incluye la quema de ejemplares de Cien años de soledad en su juventud. Ordóñez, quien utilizó su considerable poder como jefe del ministerio público para condenar la homosexualidad y tratar de prohibir el aborto, se llevó al pueblo colombiano a creer que los acuerdos de paz fueron una estrategia secreta para imponer una “ideología de género” en el país. Luego dijo que las ofertas serían abolir el modelo de familia católica; Acto seguido también acusó al gobierno de negociar su despido con la guerrilla. Por supuesto, nada de esto es remotamente cierto. Pero la gente votó con estos temores en la mente.

Ahora queda la obligación moral de rescatar todo lo que sea posible de los restos de esa gran oportunidad y nadie sabe en este momento lo que sucederá en Colombia.

Santos tuvo el reflejo de un estadista para hacer cumplir el alto el fuego bilateral, la mejor noticia que muchos colombianos han recibido en medio siglo y luego llamó a los líderes del NO a “expresar sus preocupaciones”. Las Farc EP se comprometieron a utilizar sólo palabras para defender sus ideas, lo cual era su forma de anunciar su intención de respetar el alto el fuego también. Sin embargo, en tales condiciones en el aire enrarecido de la desconfianza y el miedo cualquier provocación puede convertirse en una tragedia. Varias negociaciones en el pasado no han logrado tales alcances de esta manera, pero ahora el calendario es menos indulgente en esta ocasión.

El premio Nobel de la Paz otorgado al presidente del Santos, además de en honor a la terquedad valiente de los que apoyan los acuerdos de paz, vino como un reconocimiento serio de lo que está en juego aquí; ahora los líderes de la oposición al acuerdo se reunieron con el presidente Santos el miércoles pasado pero es incierto lo que esta saliendo de esta reunión.

El Centro Democrático es un partido sectario: en los últimos años, sus miembros han hablado de salvar al país de “comunismo ateo”; también han sugerido que cualquier persona que no haya votado por Uribe en la última elección fue cómplice de los terroristas.

La situación es grave porque Uribe no tiene ninguna razón tangible para llegar a un acuerdo: es en sus intereses para estirar las nuevas conversaciones hasta que poco a poco se funden en las elecciones presidenciales de 2018. Un regreso al poder de este hombre que reformó la Constitución con el fin de permitir su propia reelección, podría ser el resultado más importante de esta crisis nacional. Esto, por supuesto, justifica cada mentira, cada pieza de información errónea, toda distorsión de la verdad.

“Nunca pensé que Colombia pudiera convertirse en Venezuela. No me lo imaginaba, sin embargo, ahora obstinadamente toca seguir siendo la antigua Colombia”